En noches como ésta

Perro de Luna

“Perro de Luna” (Rufino Tamayo)

Me reconcilio con el tiempo

con el dolor

con el recuerdo

con la inspiración

con la belleza

con el  rostro boteresco

de la luna

con su  brillo.

Y asimilo

y asumo

y acepto

esta miprofundacomplejaenraizadaintensa forma de amar

y entonces

me siento

libre

y en paz.

Regalo

Violinista

“El violinista Azul” (Marc Chagall)

Te presentas  como niebla

…poquito

y te evaporas entre nubes que enloquecen por tener algo de ti.

Otras veces te divas  invadiendo el  cielo que deja de ser cobalto

de ser inmenso

de ser profundo

cuando te enmarca.

En ocasiones te me escondes…

yo me lobo

me bestio

me instinto aullando tu rastro

Pero esta noche…

Tonight…

te regalas a mí

pálida, sin maquillaje, vulnerable…

Yo te almohado

te cobijo

me acurruco a tu lado

te digo “tu y yo nuevamente”

y me quedo dormida

serena

bendecida

sin importar que mañana

cuando despierte…

Búsqueda


Aurora

Aurora boreal (Imagen tomada de la red)

Busco la belleza

que se manifiesta en un millón de  formas

magia

escalofrío

la aurora boreal

y la escurridiza  línea verde del horizonte.

Busco a mi compañero de viaje

y una maletita que contenga sólo lo indispensable.

Busco amor

siempre amor

y  aquello  intelectualemocionalespiritualmente   estimulante.

Busco serenidad

el silencio que la naturaleza canta.

Busco también intensidad

arte

la luna

la mia più bella luna della notte

un cielo abierto

libre de todas esas  luces no naturales.

Busco el viento,

los mensajes que tiene por susurrarme.

Busco esa linda cabañita frente al mar

busco además la ciudad de mis ciudades.

Busco respuestas

un Gandalf que responda a cada una de mis dudas.

Busco sabiduría.

Busco…

y a veces encuentro

acaso lo pierdo

lo vuelvo a encontrar

lo suelto

lo libero

y sigo buscando.

Busco.

No sé si un día deje de hacerlo

pero sé

que  algo hermoso,

algo importante..

algo profundo…

es lo que sucede

durante mi búsqueda…

Duelo

(Imagen de la red)

(Imagen de la red)

Mi duelo es sereno
como la lluvia que despide este verano.

La incertidumbre
lentamente
se vierte
gotea
tras la ventana
desde la que miro
la luna
testigo
de mi duelo
despacito
exhalo
niebla
la hago viento
donde vuelo
tan lejos
de ti.

Poco a poco
transpiro
este amor
se marcha de mi piel.

El dolor se dosifica
compasivo
se apiada
de esta intolerancia que me cargo
a lo intenso de eso que  tiene que ver contigo
respiro
duermo
contemplo
sobrevivo.

Y sin embargo

a veces…

a veces…

algo se desata

no logro sujetarlo

se libera

se vuelve tormenta

se hace   tornado

grita

grita

en rojo

rojo brasa

y lloro

como un   lobo

sin luna

esa luna

testigo de mi duelo

no  sereno

y espero

entonces espero

que pase

la noche.

Mía

Y ahí estás
de nuevo acaparando la belleza que se filtra  esta noche
donde al fin respiro augurios de dorado resplandor
como tu luz hoy
que me recuerda
quién soy
por ejemplo
cuando te veo y sólo quiero escribirte
y decirte
preciosa
mi preciosa
mía
y también lo soy.

In pain

Una vez y otra vez y otra más recogí mis pedazos rotos y logré reconstruirlos. Hoy he vuelto a despegarme. Me quiebro. La piel se me cae en trozos. Mis ojos se desangran. De nuevo la punzada en la boca del estómago. Los músculos contenidos para no gritar.  Me falta el aire. Asfixia.  Quiero correr al glaciar más cercano. Acaso el hielo me congele el dolor…
porque la luna no puede llevárselo
ni los míos
ni los tuyos
ni esta música
ni el vino
ni el cuadro que me conmovió el alma
ni esa película italiana
ni el viaje
ni el árbol
ni el mar
ni la lluvia
ni el rayo
ni un sueño
ni el azul
ni el rojo
ni el escribir…

¿Cuándo?

Espuma

Un día.

Un día dejarás de tener el poder de cegarme de niebla

tu confusión y la mía dejarán de ser  tango  sin compás

correré en el mar, no en…

Un día el  lugar dejará de ser ese lugar que no encuentro

ese día acaso no importe el dónde

y pueda parar de buscar, buscar, buscar.

Un día el origen del miedo mostrará sus fauces puntiagudas y afiladas

las arrancaré de raíz a pesar del temblor en mi brazo.

Un día despegar  no será necesidad, sólo pasatiempo

quizá ese día logre también viajar sin equipaje.

Un día el futuro dejará de pesarme en la espalda.

Un día lograré volver a la ciudad del abismo

le pondré otro nombre

el vaivén de la marea  no arrancará mi huella de la arena

miraré de nuevo la puesta del sol

un día  descubriré -por fin-  el rayo verde en el   horizonte.

Un día dejaré de esconderme detrás de la luna.

Un día, no sé cuándo, pero un día

la espuma dejará de ser el rastro de una popa llena de nostalgia

y

me sostendré de pie, en la proa, dejando que el viento me despeine.