El viaje… de regreso

Corriendo junto a  Garda

Después de correr junto a Garda

Después de varios días de haber llegado  de ese viaje tan especial, habiendo superado el mini procesodeadaptación que suelo sufrir cuando vuelvo de Italia,  puedo observar todo desde otro punto de vista, escribir al respecto y compartir la experiencia:

Esa noche, después de despedirme de él, esperé un par de horas el primero de tres vuelos que tomaría.  Me senté a llorar como niña triste y sola en una sala casi vacía… parecía como si el cúmulo de pensamientos, sensaciones, sentimientos que viví esas semanas se hicieran remolino dentro de mi, todas en ese instante… un intenso repaso del   amor adolorido, del encuentro con la ciudad que amo, de mi contacto con los lagos, del cariño dado y recibido, de  una amistad recuperada y fortalecida con una amiga preciosa, de mi ser que parece brillar cuando estoy en ese país… de mi ser que en el  momento del adiós estaba siendo un tornado gris… Tan triste me encontraba  que no me preocupaba ningún detalle de las 25 horas de camino que me esperaban… no tenía fuerzas ni para voltear a ver el monitor de salidas y verificar que ese fuera el gate correcto… me dejé llevar por el movimiento de la gente que comenzaba a llegar  cargados de esa alegría típica de quien está por realizar un viaje de placer… el mío no era un viaje de placer… el mío era el camino    que te aleja, que te despide, que te lanza a la incertidumbre… en ese momento no podía visualizar  todo lo hermoso que me esperaba del otro lado del océano.

Cuando todos comenzaron a abordar dejé de llorar. Me incorporé a la fila y caminé hacia el avión donde comenzó mi entumecimiento… Durante las casi  12 horas de vuelo pude comer, ver un par de películas, dormir y platicar con la chava de al lado, pero no sentir… dejé de sentir dolor ahí arriba… como si los sonido del vuelo   me adormentaran el sentimiento… El cansancio llegó de golpe y tampoco -afortunadamente- pude pensar.

El trayecto culminó después de 3 vuelos y un viaje en autobús de más de tres horas hasta la ciudad donde hoy escribo… Mi padre me esperaba en la estación de autobuses y al verlo fue la primera vez que sonreí…  sin embargo la suya, su sonrisa, por un momento pareció diluirse cuando me vio así, así    desaliñada, así apagada   y con ese nauseabundo  olor a autobús que venía arrastrando…  lo único que deseaba era ver a mi familia y darme una ducha…

Intenté mostrarme bien ante los míos… no deseaba preocuparlos, aunque me conocen tan bien que no fueron necesarias las palabras para comprender lo “fuera de mi” que me encontraba…

Esa noche dormí por 14 horas seguidas.

Los días siguientes traté de ignorar el sentimiento post-Italia que ya conozco  bien… la ciudad me parecía fea… sucia…tan llena de coches… tan cementada… absurda… ruidosa…  incorrecta…  ¿Qué estoy haciendo aquí? me preguntaba… y la voz dentro de mi decía una y otra vez que lo importante no es el lugar, sino las personas… que estoy aquí por estos a quienes tanto amo… Poco a poco la rutina volvió y el malestar fue desapareciendo…  Sin embargo seguía sin llorar… seguía sin sentir como yo siento… Esa no era yo… era una versión silenciada, anestesiada de mí… tal vez  una forma  instintiva de supervivencia emocional…

Pero todo cambió una mañana, el día en que  regresé a la pista.  Con los primeros saltos  encontré  el reflejo de esa mujer en plenitud corriendo junto al lago… sentí el viento rehabilitar  mi alma y la fuerza hacerse cargo de mi cuerpo  que fluyó como si volara junto al agua… era un momento que no tenía que ver con él, ni con Italia, ni con nadie… sólo conmigo… con eso que tanto me gusta y que puedo hacer  en cualquier lugar del mundo… incluso en esta ciudad… tan… tan como es… Después de los primeros kilómetros  me invadió la inspiración y cuando llegué a casa la plasmé en ese que fue  mi post “Eres”  mientras  lloré y reí… comencé a sentirme bien…

Así que supongo que era cuestión de tiempo, de paciencia y amor…  por parte de los míos que están a mi lado cobijándome   pero sobre todo por parte de mí misma…    Sé que todo estará bien, mejor dicho siento que  estará bien… y con esta sensación me quedo por el resto del día… y con algo  de fe  por el resto del mes…  Dejo al año nuevo que se encargue de lo demás…  Un cálido abrazo a todos ustedes.

Anuncios

17 pensamientos en “El viaje… de regreso

  1. Sin anestesia, con emoción y sentimientos, con lágrimas alegres…y algunas tristes(pero pocas.)
    Ya llegaste…¡estás en casa! Se te echaba de menos.
    ¡Bienvenida!
    Un abrazo, Zuri.

  2. Una bella alma hace lo que tú, Zuri, sangrar sentimiento. Un abrazo muy fuerte y, ah, esa imagen es ++++++++++, pura imagen de un ángel caído en la tierra.

    • Precioso Enrique!!! gracias, tus palabras siempre me levantan el ánimo, que estos días se fortalece cada vez más… sin duda la presencia de nuevos amigos como tú en mi vida forma parte de las bendiciones que me levantan!

  3. Me has recordado una situación muy parecida, con vuelo transoceánico incluido. Me gustó mucho “Eres”, sentí envidia de alguien que pudiera inspirar semejantes palabras. Al igual que la belleza está en el ojo de quien mira, el amor está en el corazón de quien ama, en este caso tú, que demuestras tener un gran corazón. Un beso transoceánico cargado de sal.

    • Gracias José!! qué hermosas palabras… supongo que cuando abres el corazón y el alma los sentimientos se manifiestan intensamente… así puedes observar todo eso hermoso en la otra persona… eso que el amor te permite ver… un día me platicas sobre ese vuelo tuyo??? Recibo con cariño ese beso cargado de sal… sal de mar, por supuesto… Gracias por comentar.

  4. SINCERO, CONMOVEDOR REATO DE TU VIVENCIA, Y VERAS QUE TODO SALDRÁ BIEN.
    ( EL QUE PIERDE LA PACIENCIA, PIERDE LA BATALLA – M. GHANDI) Y EL AMOR, JUNTO AL TIEMPO CURAN Y CICATRIZAN LA MAYORÍA DE LAS HERIDAS. ASI QUE: ¡ADELANTE!
    UN RESPETUOSO ABRAZO.
    MARCIAL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s