Magia del nuevo año…

Cuando era muy joven deseaba viajar.  Durante varios años  en la víspera de año nuevo, a las doce en punto  hacía el “ritual” de las maletas: salir y entrar por la puerta varias veces…. yo creo que sí funcionó (jejeje) pues   he viajado más de lo que  imaginé.  Luego, por mucho tiempo, dejé de hacer “rituales” y llegó a mi una cierta indiferencia al año nuevo. Hace 2 años mi amiga Marcella me invitó  a una reunión  entre amigos para hacer vision boards (cuadros  de visualización). Yo fui para pasar un rato chido y participar en lo que Marce organizó con tanta ilusión  pero la verdad estaba muy incrédula en eso de los vision boards… En fin… me dejé guiar por las instrucciones que mi amiga nos dio y plasmé en una gran cartulina  imágenes que reflejaran lo que yo deseaba para el año nuevo apenas iniciado. En realidad fue muy divertido, me sentí como niña cortando imágenes de revistas y pegándolas, dibujando, escribiendo palabras importantes, etc… La onda era colocar el cuadro en un lugar donde lo estuviera viendo todos los días…

No voy a decir que todo se cumplió pero curiosamente la gran mayoría de mis “deseos”  se hicieron realidad… pudo ser mera coincidencia pero el hecho es que meses más tarde yo ya estaba yendo a correr (como lo había visualizado),  tenía bicicleta  y escribía (este blog) …  (si… mis deseos eran bien sencillos, jejeje)… Al inicio del 2014 no hice el cuadro de visualización pero si realicé algunas afirmaciones poderosas respecto a  ciertas  situaciones en mi vida…  y a pesar de los altibajos estoy agradecida por las bendiciones de este año.

Si supieras que el año nuevo te brinda “regalo(s)”,  ¿qué le pedirías? ¿qué desearías para los siguientes 12 meses?… si hubiera la posibilidad de que esos rituales  fueran efectivos, ¿los harías? ¿te pondrías calzones amarillos (para el dinero), comerías las uvas, te vestirías de rojo para el amor, de verde para la salud,  saldrías con las maletas ??

Sinceramente yo tengo mucha ilusión por lo que viene… quiero creer que siguiendo esas  creencias  moveré los hilos del universo para que llegue a mi vida eso que “deseo”, y no estoy hablando de algo  que quiero caprichosamente sino de eso que mi corazón, mi espíritu -no sé- necesita…  Tal vez sea algo psicológico, quizá todo tenga una explicación científica pero yo quiero pensar que es algo más… que sí  hay cierta magia que se genera a las 12 de la noche del 31 de Diciembre… que es importante iniciar el año con una actitud de agradecimiento, de amor y con los brazos abiertos para recibir lo que Dios está por brindarnos… Quiero creer que cada 1 de enero es una oportunidad para comenzar de nuevo, dejar atrás el pasado, perdonarlo, agradecerlo,  olvidarlo, y bendecirse con una vibra  fresca, renovada.

Y en realidad no tengo planes específicos, deseo también dejarme llevar por el viento… pero si sé qué emociones  y qué sentimientos deseo para mi vida, eso lo tengo muy claro… así que por lo pronto el próximo miércoles  en la noche me pondré muy linda, con un vestido rojo que elegí para la ocasión… abrazaré a todos los familiares y amigos que se encuentren a mi alrededor,  afirmaré eso que me es importante,  manifestaré un par de deseos y confiaré en que ese poder supremo me ayudará  a lograrlo…

Anticipadamente les deseo un feliz año nuevo. Que las necesidades de su corazón, salud, abundancia y otras bendiciones les sean regaladas por el  2015.

…  Y de mi parte un abrazo cálido y las gracias por estar presentes virtual y afectivamente en mi vida.

Hoy sublimo a través del sentir de otros diciendo

Que pueda contar contigo como sabes que conmigo siempre, que no cuente la suerte, no, sólo el destino que nos presentó (E. Bunbury)… de qué tienes miedo, a reír y a llorar luego,  a romper el hielo  que recubre tu silencio (Jarabe de Palo)… parece que el miedo ha conquistado tus ojos negros profundos y templados… panteras son vigilan mi destierro me he condenado y en ellos yo me encierro (M. Bosé)… you got your guard up behind a pretty smile you hide, how can you see, you’re in between you and I (The Blue Jackets)… un passo indietro ed ora tu non ridi più e tra le mani aria stringi e non trovi le parole  e ci riprovi ancora a muovermi il sole (Negramaro)…  There’s something in the air, something in my eye, I’ve danced with you too long (D. Bowie)… y  no me sonrojo si te digo que te quiero y que me dejes o te deje eso ya no me da miedo (Jarabe de Palo)… How  I wish, how I wish  you were here (P.Floyd)… I may be mad I may be blind I may be viciously unkind but I can still read what you’re thinking (A. Lennox)…. songs about happiness murmured in dreams  when we both us knew how the ending would  be (The Cure)… Y si te vas me voy por los tejados como un gato sin dueño (J. Sabina)… me voy yendo como el mar lento y salvaje como tú (Caifanes)…  ya ves  que aun siendo de tu noche el trovador le niegas a mi noche la ilusión (R. Cantoral)… and tell me, did Venus blow your mind, was it everything you wanted to find and did you miss me while you were looking for yourself out there (Train)…  compañero de viaje cuando las estrellas se apaguen tarde o temprano también vendrás tú (E. Bunbury)…  I don’t want the world to see me ‘cause I don’t think that they’d understand, when everything’s made to be broken I just want you to know who I am (Goo Goo Dolls)… and now I have finally seen the light and I have finally realized… (Muse)

Libro de deseos

Esferas

Muchas esferas, diversas, luminosas.  Tantas esferas como deseos…

Deseo… constantemente deseo… porque creo en la magia, en los milagros, en el poder del amor y de la fe  …  Quisiera también creer en Santa Claus… todavía… como cuando era niña y lo esperaba cada noche buena, pero ya no necesito creer en Santa… Hoy creo  en Dios… y ante él pongo mis deseos esta noche…  noche buena.. de luna sonriente… de familia, de cariños, noche de pavo -que cocinó mi hermano…  de ponche de frutas… de nostalgias… y alegrías… Deseo…

Deseo…

Una  cobija cálida en noches de frío

La sonrisa de un desconocido en medio de la multitud

Que nuestra  fe sea mayor que el  miedo

Que nuestra  fuerza sea mayor que el dolor

Que nuestra capacidad de perdonar sea más fuerte que el orgullo.

Que eso que hago y eso que digo  pueda hacerlo y pueda decirlo con amor

Comprender  lo que es real y lo que es un engaño de mi mente

Poder escapar de las trampas del ego

Hacer un pacto de amistad entre mi corazón, cuerpo y pensamiento

Seguir encontrando en el dar el camino hacia las bendiciones.

Alzar una oración poderosa por  mi amigo cuando éste olvide cómo hacerlo

y  que cuando  no me sienta capaz de orar  haya alguien que me enseñe de nuevo

Que el amor no se acabe, no se agote, no se debilite. Que surja, brote  como un manantial inagotable, multiplicándose, expandiéndose sin límites ni condiciones.

Que los buenos ganen, no sólo en las películas

Que sigamos componiendo el mundo en las charlas de desayuno con mis padres

Que pueda ver un día las fotos de mi sobrino recorriendo el mundo.

Que nunca llegue el día en que no tenga nada más que decir  y deje de escribir

Que si un día la indiferencia me hace perder las ganas de desear …  alguien me recuerde esto que escribo.

Esos son mis deseos… mis deseos de Navidad, que no son sólo míos,  no sólo para mi…

!!Feliz Navidad!!!  Una profunda y poderosa bendición para todos ustedes.

El viaje… de regreso

Corriendo junto a  Garda

Después de correr junto a Garda

Después de varios días de haber llegado  de ese viaje tan especial, habiendo superado el mini procesodeadaptación que suelo sufrir cuando vuelvo de Italia,  puedo observar todo desde otro punto de vista, escribir al respecto y compartir la experiencia:

Esa noche, después de despedirme de él, esperé un par de horas el primero de tres vuelos que tomaría.  Me senté a llorar como niña triste y sola en una sala casi vacía… parecía como si el cúmulo de pensamientos, sensaciones, sentimientos que viví esas semanas se hicieran remolino dentro de mi, todas en ese instante… un intenso repaso del   amor adolorido, del encuentro con la ciudad que amo, de mi contacto con los lagos, del cariño dado y recibido, de  una amistad recuperada y fortalecida con una amiga preciosa, de mi ser que parece brillar cuando estoy en ese país… de mi ser que en el  momento del adiós estaba siendo un tornado gris… Tan triste me encontraba  que no me preocupaba ningún detalle de las 25 horas de camino que me esperaban… no tenía fuerzas ni para voltear a ver el monitor de salidas y verificar que ese fuera el gate correcto… me dejé llevar por el movimiento de la gente que comenzaba a llegar  cargados de esa alegría típica de quien está por realizar un viaje de placer… el mío no era un viaje de placer… el mío era el camino    que te aleja, que te despide, que te lanza a la incertidumbre… en ese momento no podía visualizar  todo lo hermoso que me esperaba del otro lado del océano.

Cuando todos comenzaron a abordar dejé de llorar. Me incorporé a la fila y caminé hacia el avión donde comenzó mi entumecimiento… Durante las casi  12 horas de vuelo pude comer, ver un par de películas, dormir y platicar con la chava de al lado, pero no sentir… dejé de sentir dolor ahí arriba… como si los sonido del vuelo   me adormentaran el sentimiento… El cansancio llegó de golpe y tampoco -afortunadamente- pude pensar.

El trayecto culminó después de 3 vuelos y un viaje en autobús de más de tres horas hasta la ciudad donde hoy escribo… Mi padre me esperaba en la estación de autobuses y al verlo fue la primera vez que sonreí…  sin embargo la suya, su sonrisa, por un momento pareció diluirse cuando me vio así, así    desaliñada, así apagada   y con ese nauseabundo  olor a autobús que venía arrastrando…  lo único que deseaba era ver a mi familia y darme una ducha…

Intenté mostrarme bien ante los míos… no deseaba preocuparlos, aunque me conocen tan bien que no fueron necesarias las palabras para comprender lo “fuera de mi” que me encontraba…

Esa noche dormí por 14 horas seguidas.

Los días siguientes traté de ignorar el sentimiento post-Italia que ya conozco  bien… la ciudad me parecía fea… sucia…tan llena de coches… tan cementada… absurda… ruidosa…  incorrecta…  ¿Qué estoy haciendo aquí? me preguntaba… y la voz dentro de mi decía una y otra vez que lo importante no es el lugar, sino las personas… que estoy aquí por estos a quienes tanto amo… Poco a poco la rutina volvió y el malestar fue desapareciendo…  Sin embargo seguía sin llorar… seguía sin sentir como yo siento… Esa no era yo… era una versión silenciada, anestesiada de mí… tal vez  una forma  instintiva de supervivencia emocional…

Pero todo cambió una mañana, el día en que  regresé a la pista.  Con los primeros saltos  encontré  el reflejo de esa mujer en plenitud corriendo junto al lago… sentí el viento rehabilitar  mi alma y la fuerza hacerse cargo de mi cuerpo  que fluyó como si volara junto al agua… era un momento que no tenía que ver con él, ni con Italia, ni con nadie… sólo conmigo… con eso que tanto me gusta y que puedo hacer  en cualquier lugar del mundo… incluso en esta ciudad… tan… tan como es… Después de los primeros kilómetros  me invadió la inspiración y cuando llegué a casa la plasmé en ese que fue  mi post “Eres”  mientras  lloré y reí… comencé a sentirme bien…

Así que supongo que era cuestión de tiempo, de paciencia y amor…  por parte de los míos que están a mi lado cobijándome   pero sobre todo por parte de mí misma…    Sé que todo estará bien, mejor dicho siento que  estará bien… y con esta sensación me quedo por el resto del día… y con algo  de fe  por el resto del mes…  Dejo al año nuevo que se encargue de lo demás…  Un cálido abrazo a todos ustedes.

Eres

Luna

Fotografía: Matias Bugallo

Eres el azul de mi mediterráneo

Eres el mármol que Miguel Angel eligió para el David

Eres como la escultura: hermoso, pálido, frío…

Pero eres también rojo intenso, volcán.   Árbol siempre verde.

Tú eres la pregunta que hiere

Mi insomnio  y mi sueño profundo

grito y silencio

la eterna  despedida

mi dolor

y mi más intensa carcajada

Eres un film de Wim Wenders

rinconcito junto a la chimenea

Eres pera y gorgonzola

café expreso, sin azucar

lavanda y romero

Eres sal, delicioso ardor  de picante

Eres bello… tan bello

amo tus manos fuertes

tu voluntad sin descanso

tu fuerza, tu espíritu valiente

y esa frágil sensibilidad que escondes como tesoro

Amo tu corazón pero no su cerradura

Eres bueno… eres los  mil tipos de sonrisas que me provocas.

Eres águila,  viento, eres libertad…

Pero yo, amor mío…

yo soy la luna.

La despedida

Lago superior
Mientras él manejaba yo miraba la Pianura Padana. Decía adiós a los árboles sin hojas, al frío, a esa belleza serena.
Sonreía conteniendo, aguantando, hablando de payasadas que nos dieran la fuerza para seguir evitando el sentir.
Poco antes de llegar al aeropuerto en la radio “Wish you were here” y yo entonces no pude más y mi emoción estalló, mi llanto se hizo tormenta, mi dolor aulló…
“How I wish, how I wish you were here”… todavía no parto y ya te extraño, y ya quisiera que estuvieras aquí, allá esperándome, en todos lados, donde me encuentre… Pero esta vez fue un hola y adiós sin hasta pronto…. esta vez no sé si torno, si vas, si buscas, si puedo, si luchas, si cedo, si quieres, si quiero… sí quiero… sí quiero… pero no puedo… No puedo con tu dolor y el mío, con tu miedo y el mío…
Entonces me despido sin más…
Me despido de ti y del castillo, de los lagos, la nieve. De los tuyos que son los míos. De esta ciudad que me penetra. No sé cuándo volveré, no sé si…
Pero hoy me despido también de la niebla.
Esta noche regreso a casa… espero en la sala de un aeropuerto que no comprende lo que siento. Mi alma está cansada, el corazón se quiebra… pero mis alas están curadas. Vuelo… hacia mañana.