Este año…

Hace un año no deseaba festejar. Acababa de regresar de un largo largo viaje. Parecía que mi cuerpo y mi mente sentían el cansancio acumulado de  los últimos años  en los que una mezcla de amor, aromas, ciudades,  rostros, montañas rusas emocionales, abrazos,  adaptaciones, mudanzas, nostalgias, lugares nuevos… lugares añejos… hogares…despedidas… tantas despedidas  abrumaban mi sentir  conmocionado por el último adiós, aquél día, en aquel aeropuerto…  Me recuerdo en mi cuarto, llena de melancolía, lo único que se me antojaba era dormir…  Sin embargo me levanté y disfruté  serenamente el día junto a los míos.

En realidad han pasado sólo 12 meses pero parecieran más cuando me doy cuenta de todo lo que hice este periodo. No me refiero a actividades, hablo de lo que sucedió en mi interior… la manera en que poco a poco me fui sintiendo mejor y fui ganando la batalla contra esa otra Zuri que no era yo. No sé si me he recuperado por completo pero sé que cuando me miro al espejo me reconozco, sonrío, me gusta lo que veo.  Lo mejor de todo es  saber  qué es lo que sana, lo que me sana: el cariño y el amor de mi familia; la compañía de mis amigos; el arte, la música, las pequeñas actividades  tan simples pero tan motivadoras como correr, ver películas, andar en bicicleta, leer; escribir, escribir, escribir; la luna, el mar, la montaña,  la naturaleza; y, la fe… la fe que tengo en esa fuerza superior, y algo muy especial: la fe que tengo en mi y que voy recuperando cada día más, a pesar de los altibajos.

Así que… hoy me siento bien para decir con  convicción que dentro de unas horas será mi cumpleaños y quiero festejarlo. Hacía mucho que no sentía emoción por hacerlo… y mi manera de celebrar es muy simple:  se trata de un desayuno con mis padres… una mañana cocinando mi platillo favorito con mi mamá para la comida familiar -en mi honor- … y  una cena con amigos, los amigos que están aquí, en esta ciudad… Faltarán tantos que se encuentran en el mundo, lejos, cerca… en otros escenarios, otros climas… pero sinceramente no me importa la distancia, ni el tiempo que tenga sin verlos… lo que siento hoy va más allá de la presencia física… Por último lo festejo así, junto a ustedes, mis queridos amigos de letras, de poesía… a quienes tengo un cariño peculiar, quienes ya son parte de mi mundo…

Y bien, como regalo quiero abrazos,  chiqueos,  muchos chiqueos, besos, poesía… una pieza de blues con la voz de Nina Simone (bueno, esa ya la estoy escuchando en este momento)… una luna casi llena,  más de 35  (y menos de 40) velitas en el pastel… y… y  ya… todo lo demás está aquí, en mis brazos, en mi mente, en mi recuerdo, en mi sentir…

Dios nos bendiga.

¡¡Feliz cumpleaños a mi!!

Anuncios

43 pensamientos en “Este año…

  1. ¡Feliz cumpleaños, a ti! ¡Qué bueno que estés predispuesta a disfrutar la celebración! Espero que sea un día maravilloso.
    “…It’s a new dawn, it’s a new day, it’s a new lifeeeeeeeeeee…” 😉
    Otro más :

  2. Vaya, llego tarde, ya sabes, cosas mías, Zuri. Felicidades, muchas, y, ah, ese relato me suena a propio, yo también lo viví. Un abrazo muy fuerte. Mi regalo ….

    “Compañera
    usted sabe
    puede contar
    conmigo
    no hasta dos
    o hasta diez
    sino contar
    conmigo “

  3. Zuri, You write sooo eloquently. I know that I know how you feel when I am done reading your writing! And so, I want you to have all of those things that will make this birthday your most memorable birthday . . . until next year (Big 40??). Take care.

  4. Un poco tarde, pero seguro a te gusta igual 😉

    Aunque hoy cumplas
    trescientos treinta y seis meses
    la matusalénica edad no se te nota cuando
    en el instante en que vencen los crueles
    entrás a averiguar la alegría del mundo
    y mucho menos todavía se te nota
    cuando volás gaviotamente sobre las fobias
    o desarbolás los nudosos rencores

    buena edad para cambiar estatutos y horóscopos
    para que tu manantial mane amor sin miseria
    para que te enfrentes al espejo que exige
    y pienses que estás linda
    y estés linda

    casi no vale la pena desearte júbilos y lealtades
    ya que te van a rodear como ángeles o veleros

    es obvio y comprensible
    que las manzanas y los jazmines
    y los cuidadores de autos y los ciclistas
    y las hijas de los villeros
    y los cachorros extraviados
    y los bichitos de san antonio
    y las cajas de fósforo
    te consideren una de los suyos

    de modo que desearte un feliz cumpleaños
    podría ser tan injusto con tus felices
    cumpledías
    acordate de esta ley de tu vida
    si hace algún tiempo fuiste desgraciada
    eso también ayuda a que hoy se afirme
    tu bienaventuranza

    de todos modos para vos no es novedad
    que el mundo
    y yo
    te queremos de veras
    pero yo siempre un poquito más que el mundo.

    M. Benedetti

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s