Poesía y dolor…

Título de la obra:  "Broten... Broten..." (Tinta china sobre papel)  Artista: Fernando Cabral

Título de la obra: “Broten… Broten…” (Tinta china sobre papel)
Artista: Fernando Cabral

Hace unos días vi una película que trata sobre la vida de la poeta estadounidense Sylvia Plath (1932-1963).  El filme no me gustó tanto pero ciertamente condujo mi atención hacia su obra        -debo admitir que no la conocía- Inmediatamente me puse a investigar más sobre la vida de la escritora y me entristeció  percibir tanto sufrimiento a lo largo de su existencia… ese arduo camino sin fin en el que no lograba encontrarse a sí misma ni estar satisfecha con lo que hacía, a pesar de su indiscutible talento. No es difícil darse cuenta  que Silvia sufría de fuertes depresiones, que posiblemente se le fueron detonando a raíz  de la muerte de su padre -cuando ella tenía apenas 8 años de edad-.

Su matrimonio con el también poeta Ted Hughes la llevó por duros alti-bajos, me parece que por el celo profesional hacia su marido y  por la desconfianza que le tenía sobre posibles infidelidades… finalmente él la dejó por otra mujer y ahí comenzó una etapa en la que Sylvia plasmó con más facilidad su desesperación y sufrimiento en poemas tremendos…  Su profunda inestabilidad emocional la llevó al suicidio, dejando a sus dos hijos pequeños.

Seguramente su etapa más “productiva” como escritora se desarrolló en sus peores momentos emocionales…  y entonces, me pregunto: ¿valió la pena? ¿sus terribles depresiones fueron el precio que tuvo que pagar para realizar su obra? y pienso con aflicción  en   Edgar Allan Poe, Van Gogh, en los “poetas malditos”, en aquellos de la maldición  del “Club de los 27” y tantos y tantos escritores, artistas, músicos  que crearon grandes obras pero que   tuvieron vidas realmente tormentosas… ¿valió la pena?  Si fuera posible habrían preferido  llevar una vida “normal” sin depresiones inacabables pero éxito ni  obras para la posteridad? ¿Acaso  los grandes  creadores están ligados a vidas o constantes experiencias borrascosas? me niego a creerlo…

Y llevando el tema  a mi propia realidad… si creo que en mis momentos “de tormenta”   he escrito líneas muy buenas (al menos para mi), pero  no pienso  que sean lo mejor de lo que he hecho…  Mis poemas, cuentos, etc. que han fluido bajo una gran inspiración han surgido después de experiencias naturales, lindas, intensas, emocionantes, de sensibilidad serena, de aprendizaje… El sufrimiento puede ser  una fuente de poder literario pero ojalá no fuera así… ojalá no se tuviera que vivir en estado adolorido para producir lo mejor de uno  mismo… que hermoso que   la mejor creatividad naciera sólo de la dicha y no de la desolación…  pero lamentablemente no hay nada escrito en cuando a “creatividad” se refiere…  y sin embargo me abrazo a la convicción de que no necesariamente se tiene que vivir en agonía  para  realizar algo hermoso y profundo…  Y si el precio de escribir fuera el dolor, yo preferiría el goce , la felicidad, la vida, aunque mi pluma se quedara sin tinta… Pero sé, agradecidamente sé,  que mi inspiración viene de la luminosidad   no de la obscuridad…y mi bolígrafo está lleno.

 ¿Ustedes qué piensan?  ¿cómo afectan sus emociones y estados de animo  su proceso creativo?

Anuncios

22 pensamientos en “Poesía y dolor…

  1. No lo sé…El dolor puede ser un disparador en sí mismo por la carga de energía que contiene, e integra nuestra vida como la dicha, son polos que se contienen. Hay traumas que son iniciáticos, pienso en Frida Kahlo, por ejemplo, o en Pessoa y la tristeza que se desprende del Libro del desasosiego. O en la obra de Guayasamín plasmando el sufrimiento de los desposeídos…Es un tema para pensar y debatir, Zuri, gracias por traerlo a colación.

    Un abrazo para ti.

    • No me acordaba de Frida Kahlo!!! pobresita!!!! mucho sufrimiento… es algo muy complejo ¿verdad? no dudo de lo que puede provocar ese dolor en la obra del artista… pero no sólo el dolor es un detonador de la creatividad… no crees?

  2. Buenísima entrada, Zuri y muy interesante. Por desgracia, opino que es en los peores momentos cuando surge la creatividad de manera más fuerte por aquello de plasmar todos esos sentimientos de alguna forma.

    Es un debate muy interesante la verdad. Me ha gustado mucho esta entrada.

    Un beso y feliz jueves.

    • Gracias Javi!!! si, es un debate muy interesante!! creo que también tiene que ver con la propia manera de expresarse de la persona, definitivamente hay personas que a través de experiencias dolorosas pueden realizar cosas tremendas (buenísimas) que tal vez no hubieran hecho en momentos de dicha… pero otras personas pueden también inspirarse y lograr una fuerte creatividad a través de experiencias bellas o incluso simplemente durante la vida cotidiana… creo que no hay nada escrito, no hay reglas escritas… 🙂

  3. En mi la necesidad de expresión sí suele nacer de emociones, y a veces si son las emociones negativas las que más me activan. Hay una canción que dice: “si ahora pudiera estar mirando tus ojos, iba a estar escribiendo aquí esta cancion…” . Para mí sí suele ser una forma de liberación, y eso aunque a veces emplee un tono cómico. Nos vemos!!!

  4. Mucha razón tienes, Zuri, cuando te refieres a la inspiración. Fluye del dolor, del desamor pero, también, como bien nos dices tú, del goce, de la felicidad y de la gran alegría que produce saberlo encontrar. Buen artículo.

  5. Buenísimo post, Zuri. Hay mucha verdad en lo que dices, pero prefiero pensar, como tú, que, para la gente que lleva la creatividad ligada a su ser, cualquier estado de ánimo precipita el proceso creativo. Creo que la creatividad también va asociada a una forma de sentir el mundo distinta a la manera de sentir general, más profundo. ¿Es posible que esto haga que los estados de ánimo, tanto en un sentido como en otro, se manifiesten de manera más extrema que en los “no-creativos”? No sé si se entiende la pregunta jajaja 🙂

    ¡Un abrazo!

    • Si, si, eso!!! Creo que si Nacho… me parece que la creatividad si se relaciona (en muchos de los casos) con la intensidad del sentir… una es fuente de la otra y viceversa. La creatividad se vincula con las emociones en este caso tanto negativas como positivas… si… las personas con sentires profundos, como mencionas, están más expuestas emocionalmente pero también logran crear de manera más profunda… me explico yo??? 😉 amigo!!!!!!!!!!!

  6. Creo, sinceramente, que nadie escogería voluntariamente el sufrimiento o la depresión. Cada ser humano toma, o no toma decisiones, en su camino -en el que le tocó- y debe seguir con lo que va encontrando en él, tomando nuevas decisiones -o no- pero caminando con lo que le tocó en suerte. Unos hacen maravillas con su escasez y otros… derrochan en quejas su pequeña fortuna inicial. Y entre esos extremos estamos todos.
    Me alegro de ese bolígrafo lleno y de esa suerte. Espero ir disfrutándola poco a poco. Para eso te sigo desde ahora.
    Un abrazo

    • Creo que para cada persona es diferente… sin duda se crea fluidamente a partir de las emociones, del cambio (renacer una y otra vez)… pero sigo creyendo que en esto de la creación no hay nada escrito… Un abrazo Bremarila!!

  7. Se abrió un debate en mi interior al término del cual puedo decir que todos los sentimientos y sensaciones son inspiradores. Habrá quien diluye el dolor manifestándolo de manera artística. Lo que en todo caso me parece peligroso, para el arte y para la vida, es permanecer en las zonas oscuras, bucear en la tristeza y quedarnos en el pozo.
    Besos recién llegados, Zuri.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s