Recuérdame quién soy

Tantas veces he escuchado a la gente decir “necesitas quererte a ti mismo para que los demás te quieran” o “¿cómo esperas que te amen si no te amas a ti mismo?”… eso me parece tan de psicología barata… el autoestima es variable, irregular, no es confiable pues me parece que tiene relación con el ego (y no digo que el ego sea malo, sólo que puede ser engañoso si no se le trata con objetividad)… en cambio el amor es realmente poderoso, su fuerza está por encima de las montañas rusas del autoestima… Por ello creo que es posible amar profundamente a alguien aunque ese alguien “no se ame a sí mismo” o tenga grandes conflictos consigo mismo; además “no quererse uno mimo” es muy relativo… creo que de cualquier forma el amor está ahí, en algún rincón, esperando ser liberado.

Hoy he estado reflexionando en esto por algo que sucedió. Hace poco una persona muy especial para mi me pidió que escribiera una pequeña “descripción” sobre él y así lo hice a pesar de la complejidad que me envolvió por un par de días… El fruto fue de su agrado y esta mañana me dio las gracias notablemente emocionado, contento… percibí una oleada de felicidad en sus palabras y para mi fue muy importante. Es como si yo le hubiera recordado el ser precioso, maravilloso que él es… es como si él no se diera cuenta de esas cualidades que sobresalí en mi texto… son sus cualidades, sus dones, sus bendiciones, pero él parecía no saberlo, o no recordarlo…

Es evidente que mi amigo ha estado pasando por una etapa difícil en su vida y que no se sentía con el ánimo para escribir su propia reseña, por eso acudió a mi, puso su confianza en mis manos y yo acepté con amor la responsabilidad de poner algo de su esencia en palabras… creo que el resultado fue bueno porque del amor surgen cosas buenas.

Yo puedo amar a mis seres queridos aun cuando ellos no estén bien consigo mismos, así como yo he sido cuidada y amada una y muchas veces cuando mi ánimo, mi autoestima y mi amor propio han estado por los suelos… la fragilidad es algo humano, no hay nada de qué avergonzarse. Tenemos la capacidad de levantarnos por nosotros mismos, pero creo fuertemente que el amor que recibimos es la mejor terapia, la fuerza mayor cuando nuestro amor propio no da para mucho… Cuando estamos “down” el que alguien te diga, te recuerde quién eres, lo importante que eres, lo chido que eres puede hacer la diferencia entre una recuperación confusa y dolorosa en soledad, y una recuperación reforzada, en compañía, con el apoyo que todos en algún momento necesitamos. No estamos solos. Siempre habrá alguien de quién apoyarnos, incluso un total desconocido puede brindarnos las palabras adecuadas que nos den el impulso para salir adelante en el momento preciso… cuando abrimos los brazos a la ayuda emocional, espiritual, ésta llega de una u otra manera.

No creo entonces en frases tan duras y cuadradas como las que menciono en el primer párrafo de este post… todo es relativo, los seres humanos somos mucho más complejos que las teorías psicológicas… y yo en todo esto noto una constante: la necesidad de amor, y el poder curativo que el amor tiene en el ánimo de las personas. Yo estoy segura de que mi amigo hoy se siente bien,  más contento consigo mismo y un poco más  fuerte para caminar hacia donde desea hacerlo. No tuvo que esforzarse demasiado intentando encontrarse a si mismo porque canalizó su esfuerzo en dejar su orgullo a un lado y venir humildemente a mí. Yo sé mucho sobre quién es y lo único que hice fue expresárselo… a veces todo es más sencillo de lo que parece… en ocasiones lo único que necesitamos es ese acto de amor, y entonces todo tiene claridad.

Hoy me siento muy feliz. Y sé que si un día olvido por un momento quién soy, podré acudir a las personas que me conocen y me aman, para recordármelo, para, en su amor, reencontrarme.

Anuncios

18 pensamientos en “Recuérdame quién soy

  1. Clap, clap, clap, clap, clap, clap – Se escuchan aplausos por toda la entrada, se levantan las letras, alborotadas, emocionadas, encadenadas.-
    Alguna vez, es bueno buscarse en otros, mirarse en los prismáticos de otros cómo somos para recordádnoslos, como dices, a veces, en momentos que más lo necesitamos, y otros, ¿por qué no? para regodearnos un poco.
    Un besote, Zuri.
    Gema

  2. La pretendida autosuficiencia. ¿Será capricho humano nada más? Toda mi vida fui el más individualista y al fin, y felizmente, comienzo a comprender cuánto nos necesitamos unos a otros, sea para construir grandes ciudades, o bien para ayudarnos a salir de la cama al comenzar el día.
    Me gustó mucho la entrada.

    Saludos!

    • Muchas gracias Ale!! necesitamos mucha humildad para aceptarlo… pero como dices felizmente comprendemos… me da muchísimo gusto saber que te ha gustado mi post, quiere decir que de alguna forma ya estamos conectados… y eso es importante… Un abrazo

  3. Es la naturaleza misma la que inicialmente estableció que nos necesitábamos unos a otros y era condición “sine qua non” para perpetuar la especie. Después, con la evolución del ser humano y el surgimiento de algo tan complejo como el alma, ha quedado, atropológicamente hablando, la huella en todo nuestro ser de la constante dependencia vital del prójimo y el amor. Esa es la verdad, el amor es lo que hace que todo funcione aún.
    Un abrazo fuerte, amiga!

  4. Comparto, Zuri, casi integramente tu opinión sobre el ego, el verdadero ego y el ego sobrevalorado de algunos. Me quedo con esa frase … “Cuando estamos “down” el que alguien te diga, te recuerde quién eres, lo importante que eres, lo chido que eres puede hacer la diferencia entre una recuperación confusa y dolorosa en soledad, y una recuperación reforzada, en compañía, con el apoyo que todos en algún momento necesitamos.”
    Genial.

  5. La capacidad de hacer feliz a otra persona es un tesoro. Toda esa jerga de auto-ayuda (que yo llamo auto-engaño) es una artimaña psicológica para que la gente deje de molestar con sus problemas, pero no ayuda a solucionarlos. All you need is love 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s