Renata

 

???????????????????????????????

Mi madre dice que la vio tímida y frágil en medio de un montón de gatitos juguetones. Entonces supo que era la elegida “Esta gatita necesita mucho amor” pensó.

Si tú conocieras a Renata -el nombre que le dio mi hermano Nico- no te imaginarías que esta felina extrovertida, tranquila, que convive perfectamente con todos nosotros y con los dos perros,  hubiera sido  tan miedosa, nerviosa e  insegura  cuando llegó. No sabemos qué pasó antes, en sus primeros meses  de vida, pero suponemos que vivió o vio cosas que la hicieron temerle profundamente a las personas y al mundo.

Recuerdo su primer día con nosotros. Se la pasó escondida en un rincón y sólo salio a comer cuando se cercioró de que ninguno estaba ahí. Parecía tenerle terror a todo: al ruido, a los movimientos, a los pasos de cualquiera que se acercase, a nuestra presencia. Por lo tanto ni siquiera intentábamos avecinarnos para no asustarla.

Mi hermano se encargó de prepararle la camita, su caja de arena y alimentos. Lo único que pudimos hacer fue esperar a que ella se animara poco a poco a salir de su escondite. Primero se acercó a Nico, después a mi, luego a mis padres y por último a los perros. El proceso duró varios meses. Al principio no nos permitía acariciarla así que dejamos que fuese ella quien tomara la iniciativa, una vez que adquirió seguridad y se convenció de que no le haríamos nada  tomó valor y comenzó a explorar el territorio: la habitación de Nico, la mía, toda la planta alta, las escaleras, hasta bajar al lugar donde mi madre suele ponerse a tejer por las noches; ahí conoció las bolas de estambre.

La cocina fue un gran hallazgo: ese mundo de aromas, de sabores por descubrir. Poco a poco recorrió toda la planta baja; el patio con las plantas, con el árbol; el jardín con las flores… y cada vez se  fue familiarizando con nuestra presencia, luego con nuestros movimientos hasta que no sólo aceptó nuestros chiqueos y caricias sino que llegó el momento en el que los pidió y los exigió como algo muy suyo, algo que   ya le correspondía.  Terminó sabiéndose querida y más que eso: aceptando el amor que le ofrecíamos.

Me enternece tanto Renata. Me hace reflexionar sobre los seres humanos, que no somos tan distintos a los animales. Como ella, necesitamos una dosis extra de paciencia y amor cuando vivimos presa del miedo o bajo  alguna dificultad; nos sanamos en ambientes estables, seguros, donde reine la comprensión, la empatía, los cuidados, los cariños.  Cada uno de nosotros tenemos un tiempo para cerrar las heridas, sin presiones, poco a poco. Y luego, cuando estamos listos, una versión mejorada de nosotros mismos surge para seguir enfrentando la vida, que no es algo fácil; creo que para mi, como para Renata, ese proceso es mucho mejor en compañía, rodeada de amor,  pero al  ritmo propio.

Y felizmente comparto la noticia de que Renata está embarazada. Tremenda panzota no la deja ni caminar; quisimos darle la oportunidad de experimentar la maternidad y parece haberla recibido muy bien. Se le ve más relajada aun, y más cariñosa. El mundo pasa a su alrededor con serenidad tal como  pasan cerca de ella los perritos jugando. Renata  ya no se quita, no se incomoda porque se siente, se sabe, segura y protegida cada momento.

 

Anuncios

4 pensamientos en “Renata

  1. Muy lindo. No en vano los humanos somos animales, y en muchos aspectos somos idénticos. Tener cerca un animal te da perspectiva, y muchas veces te hace ver en qué circunstancias al final actuamos por instinto porque él actúa de igual forma.

    • Si Nacho!!!!! Gracias. Por cierto, qué increíble que hayas escrito algo sobre Nessun Dorma… pero bueno, eso te lo diré en tu espacio. Un abrazo.

  2. Que bonito relato Zuri! Me encanta la sensibilidad con la que describes el mundo de Renata, cómo has observado delicadamente su progreso, su sentir, su vivir… Es muy conmovedor saber que un ser humano tenga la capacidad de empatizar con un animalito de ese modo, de “verlo” e incorporarlo en su vida como un maestro del cual podemos aprender mucho. Felicidades a Renata y a toda la familia!!

    • Muchas, muchísimas gracias Marthita. Yo adoro la manera en que tú observas la vida y la magia que en ella existe. Te quiero mucho, amiga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s