Cuentito I

Me preocupa el desencanto -pensaba- la indiferencia. La sensación de estar suspendido en un limbo extraño. Eso es lo peligroso, no la tristeza, no el coraje, ni el dolor físico.  Lo contrario a la pasión -dijo, des-pasión, anti-pasión…

Al apagar la lámpara se percató de una fuerte luminosidad filtrándose entre   las persianas.    Era una luna más grande de lo normal. Dame una señal,  pidió sin querer.  Esa noche soñó que una ola gigantesca giraba en torno a un abismo profundo en medio del mar que succionaba montañas, pueblos, caminos,  todo.  Despertó sudando  y con   agitación.  Se alzó rápidamente y se dirigió al balcón para observar mejor. El mar no presentaba alteraciones sin embargo el cielo estaba invadido de grises y  obscuros a punto de explotar.  Va a llover, dijo,  mientras pude notar  una sutil  curvatura,    casi  imperceptible, en la comisura izquierda de sus labios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s